Blackjack de estrategia básica

Blackjack de estrategia básica

Blackjack de estrategia básica
Blackjack de estrategia básica

Player: Jugador / Dealer’s card: carta del crupier / Hard: duro / soft: blando / Hit: Robar / Stand: Plantarse / Double if allowed, otherwise hit: Doblar si se permite, si no, roba / Double if allowed, otherwise stand: Doblar si se permite, si no, plantarse / Split: Dividir )

El blackjack suele ser visto como un juego muy sencillo. Sin embargo, hay mucho que aprender si quieres mejorar. La estrategia básica de Blackjack ha sido motivo de atención de matemáticos y académicos, que han ido elaborando varias teorías y técnicas emergentes a lo largo de los años como respuesta al desafío numérico. Eso, combinado con innumerables millones de manos de blackjack jugadas desde el inicio del juego, da lugar a una estrategia estructurada que cada jugador puede usar para sacar el máximo partido a sus posibilidades en la mesa de blackjack.

Durante gran parte del juego, hay algunos movimientos y reglas complicados y rápidos, a tener en cuenta para las probabilidades de ganar de cada mano. Memorizar estas normas debe estar entre los primeros pasos dados por cualquier jugador riguroso: así, al tomar la decisión correcta cada vez con más frecuencia, disminuyes la ventaja de la casa en la práctica y te das la oportunidad de competir con más garantías en el blackjack. Más allá de eso, la aplicación de la estrategia para apostar con las medidas adecuadas en los momentos correctos suele ser la diferencia entre los jugadores de nivel medio y los más exitosos.

Los jugadores modernos de blackjack lo tienen más fácil. Pueden aprovechar el trabajo matemático y los cálculos de probabilidad de aquellos que les precedieron, a diferencia de los jugadores de hace siglos. La historia de la estrategia básica del blackjack es especialmente interesante, y continúa influyendo en cómo piensan los jugadores sobre el juego en la actualidad.

Una historia de la estrategia en el blackjack

El blackjack se creó originalmente en el siglo XVIII. Fue muy popular en los casinos franceses de la época. Algunos estudiosos argumentan que sus orígenes se remontan mucho más atrás en el tiempo, remontándose incluso a la época de los romanos, que eran conocidos por disfrutar de juegos de apuestas numéricos similares. Usaban para ello bloques de madera inscritos en lugar de naipes. Sin embargo, no fue hasta principios de la década de los sesenta que la estrategia de blackjack ganó un atractivo general dominante.

Edward O. Thorp fue profesor de Matemáticas en la Universidad de Los Ángeles, y más tarde se convertiría en un administrador de fondos de cobertura, así como en un jugador de blackjack de gran éxito. Fascinado por el juego y la interacción de posibilidades y probabilidades, canalizó su investigación hacia un libro que se convertiría en un best-seller internacional: Beat The Dealer. Sus ideas tuvieron un gran impacto en la forma en que la gente pensaba sobre la estrategia de blackjack durante toda una generación, influyendo sobre las decisiones y estrategias de apuestas cuando los jugadores intentaban poner en práctica sus técnicas.

Thorp puso a prueba sus teorías en los casinos en vivo antes de publicar su libro. Con ello obtuvo la validación que necesitaba para que su teoría fuera viable. Intentó destilar un método básico de conteo de cartas de blackjack en un formato que los jugadores comunes pudieran usar, y sin duda fue el gran responsable de revolucionar el enfoque estratégico del juego.

La estrategia de Thorp consistía en sumar y restar un solo punto de un total acumulado, dependiendo de las cartas extraídas en cada mano. Por cada carta extraída de un mazo valorado en 2-6, se agrega un punto al total acumulado. A cada carta de valor 10-A le fue asignada un valor de ‘menos un punto’, mientras que las cartas 7-9 eran neutrales, cero puntos. Su teoría sugiere que cuando el recuento de puntos agregados es positivo, los jugadores deberían apostar de forma más agresiva en las manos sucesivas. Cuando el total de puntos era negativo, los jugadores deberían guardar cautela y evitar apostar aguerridamente en las manos siguientes.

La teoría se concentra en esta idea: a mayor presencia de cartas de valor más bajo, mayores son las posibilidades de que aparezcan cartas más altas en la siguiente mano. Del mismo modo, lo contrario es aplicable igualmente con una eventual mayor presencia de cartas más altas. Su hipótesis de que los jugadores son más propensos a acertar el blackjack o ganar la mano cuando quedan cartas altas en el mazo respalda esta teoría. Los jugadores pudieron así usar esta estrategia para respaldar sus decisiones de apuestas.

La suya fue la primera estrategia de blackjack que llegó a una audiencia masiva en todo el mundo. Como resultado, los casinos adapataron la estructura del juego, para intentar contrarrestar la ventaja que los jugadores podrían obtener al emplear el método de Thorp. Ahora que gran parte de los juegos de blackjack se han desplazado a internet, con la ayuda de generadores de números aleatorios en lugar de mazos de cartas fijos, la eficacia de esta estrategia se ha minimizado. Sin embargo, sigue siendo un punto de partida útil para familiarizarse con los conceptos básicos de la estrategia de blackjack.

Comprendiendo la estrategia básica del blackjack

Antes de comenzar a leer sobre la estrategia básica, primero debes leer nuestra guía de blackjack.

Hay un número máximo de manos que pueden aparecer en cualquier juego de blackjack, 340 para ser precisos. De estas manos, alrededor de 100 de ellas juegan, es decir, son demasiado bajas para acertar los 21, o demasiado altas para robar. Es la combinación de manos en el medio lo que debería llamar la atención.

Afortunadamente, el blackjack tiene una estrategia básica definida que puede permitirte hacer análisis al momento sobre cuándo y cómo jugar estas manos. El punto de partida para cualquier jugador exitoso es memorizar la estrategia, expresada en el cuadro de estrategia a continuación, para reducir la ventaja de la casa a un 0.5% y crear una oportunidad de ganar dinero decente jugando al blackjack.

La estrategia se basa en el valor de sus manos iniciales y la carta mostrada por el crupier. La interacción entre su mano y la carta del crupier proporciona suficiente información para realizar proyecciones estadísticas sobre el resultado de cada mano. Los jugadores que juegan con estos resultados estadísticos reducen la ventaja de la casa en el proceso, que es el punto de partida para el éxito.

El punto de partida en cualquier mano desde una perspectiva estratégica debería ser “¿debería jugar esta mano?”. No hay obligación de jugar ninguna mano en el blackjack, y si es improbable que ganes, es mejor reducir tus pérdidas que seguir adelante. Dado el caso, a menudo solo es posible con tu mano inicial. Tienes que decidir si jugar o no según el valor de tu mano y tu posición correspondiente en el cuadro de estrategia.

Si decides jugar, la siguiente consideración es si puedes dividir. Esto solo está disponible para pares, y aún así, solo se recomienda para algunos pares en particular. Si es posible con tu mano, hazlo. De lo contrario, pasa a la siguiente consideración: ¿debería doblar? Doblar está reservado para manos en las que ya estás en una posición ganadora fuerte, por lo que si los gráficos recomiendan doblar, ya tienes una señal de que estás en el camino correcto.

Únicamente tras eliminar estas consideraciones, debes comenzar a pensar si debes plantarte o pedir carta. De nuevo, de acuerdo con las tablas de estrategia básicas (que deberías estar memorizando), ya debería ser obvia para ti la decisión de robar o plantarte, dependiendo del valor de tu mano y de la carta levantada por el crupier.

Al jugar on line con la estrategia básica, estás jugando con el viento en contra. No garantizará que ganes todas las manos, pero reduce la ventaja de la casa dentro de lo posible, por lo que puedes comenzar a aprovechar las oportunidades para obtener ganancias cuando tus cartas lo permitan.

Asi que… ¿por qué no intentarlo?